Hoy es: Mircoles, 20 de Septiembre de 2017
inicio

Presentación

Diccionario Español-maya-Español


Esta obra escrita por Juan Ramón Bastarrachea Manzano, antropólogo social, Fidencio Briceño Chel, lingüista y Ermilo Yah Pech, bachiller, todos hablantes de maya y maestros del idioma, rescata el idioma maya hablado hoy en día. El idioma maya de Yucatán, de antigua estirpe, elevada cultura y sonoro cantar se plasma aquí de manera definitiva y en su uso actual.

Según el profesor Romero en su artículo “Las lenguas mayas de México” (Arana de Swadesh, 1975), nos dice que: “El subgrupo maya-lacandón comprende cuatro formas dialectales de habla: yucateco, lacandón, mopán e itzá” y que el yucateco “se habla en los Estados de Yucatán, Campeche y quintana Roo. Existe, asimismo, un pequeño grupo de habla yucateca en Corozal, Belice. De estas cuatro formas de habla, el yucateco es el que mayor número de hablantes tiene; cuenta con varios cientos de miles”. Es por esto que cobra una gran importancia este doble diccionario, aunque se restringe tan solo el maya de Yucatán.

Comparando este diccionario con otros de la lengua maya incluido el Diccionario Maya Cordemex (Barrera Vásquez y otros), del cual es coautor J.R Bastarrachea; y de otras lengua mayances, por ejemplo The Great Tzotzil Dictionary of San Lorenzo Zinacantan de Robert Laughlin (Laughlin, 1975), se nota que no es una obra que intenta abarcar todo el idioma maya desde sus primeros registros coloniales, como en el primer caso, o que ofrezca un análisis exhaustivo de todas sus combinaciones morfológicas, como en el segundo caso. Más bien se trata de un diccionario del maya en uso actual, dirigido a los hablantes de maya y a los interesados no hablantes que quieran conocer el equivalente de las glosas mayas, sin todo el molesto aparato lingüístico de prefijos, sufijos, etc., pero se indican las partes de la oración como verbo, adjetivo, y curiosas especificaciones de género, masculino y femenino, para los sustantivos, aunque esto carece de valor en el idioma maya que en lugar de estos dos clasificadores de género tiene más de 140 clasificadores de tamaño, forma, configuración, etc.

Pero también recupera el habla popular del español de Yucatán, pues abunda en regionalismos como “alpargata”,“achiote”, “adobado”, “ñame”, etc. Y al mismo tiempo ofrece equivalentes mayas (evidentemente neologismos) de palabras como “kiosko”, “klaxon”, y aún de palabras como “jardín”, “jaula”, y otras que no son conceptos propios de la cultura maya, ya que son traducidas por formas perifrásticas.

Una innovación en la ortografía usada en este volumen, que sigue casi todos los lineamientos de la ortografía del Diccionario Maya Cordemex (desechando la escritura tradicional, con el contraste de “C” y “K” y otros dobletes para indicar las consonantes glotalizadas o “heridas” es el uso, por primera vez, en diccionarios mayas de la marca del tono que sirve para distinguir muchas palabras aparentemente homófonas en otros diccionarios, por ejemplo:

aak hierba gramínea, en contraste con
áak tortuga;
buuj partir, cascar, en contraste con
búuj mitad
chuuj quemar, en contraste con
chúuj calabazo;
eek’ estrella, lucero, astro en contraste con
éek’ negro, obscuro, sucio

Esta obra seguramente será de gran utilidad para los hablantes y los estudiosos de la lengua maya actual, tal como se habla en Yucatán y felicito, sinceramente a los autores por este esfuerzo para dar a conocer al mundo este idioma nuestro.


Lingüísta Roberto Escalante H.

Referencias:

Arana de Swadesh, E.
Barrera Vásquez, A. y otros
Laughlin, R.M.

Las Lenguas de México II
SEP/INAH. México, 975

Diccionario Maya Cordemex
Ediciones Cordemex, México, 1980

The Great Tzotzil Dictionary of San Lorenzo Zinacantan
Smithsonian Instituion.
Washington 1975.

 





Regresar
  Universidad Autnoma de Yucatn
Centro de Investigaciones Regionales "Dr. Hideyo Noguchi"
Unidad de Ciencias Sociales
Dirección General de Desarrollo Académico